Buscar
  • eduardocebollada

Haz el amor, no la guerra

En tiempos de conflictos bélicos “Haz el amor, no la guerra” (en el original inglés: Make love not war; y en francés: Faites l'amour, pas la guerre) es un buen mensaje a recuperar-abanderar. Por cierto “Haz el amor, no la guerra” en francés suena genial; muy musical; además de sugerente y evocador.

Con arreglo a lo anterior, hace unos días me enviaron al wasap un vídeo -tipo meme- de un sacerdote. “Consejos del padre Adam” se lee escrito en la pantalla de mi teléfono. Ahí aparece un sacerdote de acento extranjero que está sermoneando a sus feligreses (se ve detrás de él un altar con crucifijo, imágenes de santos, …). He indagado por Internet y es un cura polaco famoso en las Redes.

Concretamente el sacerdote dice a los ahí presentes “no se vayan a la cama enojados, disgustados” -enfatiza sus palabras golpeando el atril con las manos-. Cambiando el tono de su voz sigue diciendo: “Pídanse perdón, … Todos los días”. Continúa “¿Y cuál es la mejor manera de per-do-nar-se, en una pareja? Tener sexo. ¡Y mucho!”. Me quedo perplejo escucharlo a la vez que me sale una carcajada viendo y oyendo a este cura verbalizarlo. También me divierte su risa contagiosa y "friki”.

Finalizando el vídeo se le oye decir: “… así que tengan mucho sexo. Les deseo eso”. “Una vez al día. Y dos veces el domingo”. Con esto termina.

El vídeo despierta carcajadas conforme lo vas siguiendo; más aún estando contextualizado en una cadena de wasap precisamente con el fin de hacernos reír.

La verdad que este sacerdote bien pareciera ser una especie de friki como he dicho antes. Bastante popular en redes sociales según veo por su risa contagiosa y por sus sermones “fuera de lo común”.

Sin embargo en una entrevista le he escuchado decir cosas que resultan, a mi parecer, inteligentes. Quizá hay algo más allá del “personaje” que muestra.

Cuando el entrevistador le pregunta por su risa y la popularidad de esta en las redes sociales, el sacerdote contesta que la risa es lo que nos levanta el ánimo, la Fe también asiente. Matiza que cuando hay niños abusados, muchos psicólogos y psiquiatras dicen que la mejor terapia es la “risoterapia”. Porque la risa hace que el oxígeno llegue a todas las células del cuerpo y eso te levanta el ánimo, termina diciendo.

Para mí tiene sentido lo de hacer reír. Sólo tenemos que recordarnos en momentos de nuestras vidas donde nos hemos reído sin parar hasta dolernos el estómago (duele porque el diafragma se extiende por completo, permite la entrada de más aire en los pulmones y por lo tanto a la sangre y con esta llega a todo el cuerpo) ….

Démonos cuenta además de la sensación física, junto con la de alegría, que se queda instaurada en nuestro cuerpo y en nuestro estado de ánimo por un rato al reírnos tan intensamente.

Y es que frente al miedo lo que lo complementa como polaridad opuesta no es el valor o el coraje, sino la alegría. Pensándolo con profundidad, no hay nada más transformador que vivir estados de alegría. Esos momentos donde la carcajada y el “buen rollo” se hacen presentes. Sino ¿para qué tanto meme por redes sociales, salir de fiesta, celebrar, los chistes, etc? La alegría compensa muchos de nuestros “problemas”.

Y es que la confrontación, no está tan lejos de aquí como Ucrania; está muy cerca. ¿Cuántas veces estamos en Guerra con nosotros mismos y también con los de nuestro alrededor?

Estamos como cabras, casi podríamos decir por el sin sentido con el que pensamos y actuamos; yo el primero. Elegimos posicionamientos egoístas que generan confrontación hacia adentro y hacia afuera de nosotros. En nuestras mentes, ¿en nuestros corazones?“Que se joda” decimos muchas veces sin ser conscientes de que todo tiene su vibración, su posicionamiento. Que todo va y viene de vuelta. El efecto mariposa ligado a la teoría del Caos y que explica que el simple aleteo de una mariposa puede causar un tornado a unos miles de kilómetros de distancia. La ley de la causa y efecto podría resumirse.

“Pequeños cambios pueden conducir a consecuencias totalmente divergentes”.

Con todo esto último que digo casi parece un sermón del padre Adam, nada más lejos de ello. Es fácil teorizar sobre las cosas y luego resulta que en nuestra vida no llevamos a cabo aquello que “predicamos”.

En fin, ojalá que podamos reír y sonreír más de lo que lo estamos haciendo actualmente. Fomentar más la alegría dentro y fuera de nosotros. Qué favorezca nuestro bienestar!!!

Y tal cómo bromeo y promociono en el grupo de wasap de los cuñados: hagamos más el amor …. -y no la Guerra-.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo